Qué bonita la selva peruana, Tingo María es uno de esos sitios que lo tiene todo: gente chévere/maja, precios súper asequibles, comida rica, tiene parque nacional, cataratas por doquier, lagunas, paz, entre otras maravillas.

Al ver sus verdes montañas me hacía acordar a Vietnam, les juro, ¡lindo!