Envuelta en un manto para ocultar su desnudez, veía su reflejo a través del espejo pero en ese momento, notó algo más. Un joven cazador la observaba con lujuria, entonces decidió escapar y esconderse entre los Huarangos que custodiaban el valle.