Buenos Aires es tan irresistible que dejar de visitarla es imposible. Después de más de dos años de espera, por fin regresé. Cada vez que vuelvo me quiero quedar, es una ciudad que te atrapa y no te suelta.