No vayas sola decían, a Marruecos debes ir con un hombre para que te respeten. No podía dejar de ir a África, un continente del cual no tenía idea, sólo porque no coincidía con nadie. Compré el pasaje en una low cost Madrid-Marrakech, tomé ciertas precauciones y ¡BONJOUR MARRUECOS!